Benjamín Prado (I)

La víctima

Todo lo que tú has roto, lo rompieron mis manos.

Yo invento tus mentiras y afilo tu puñal

para obligarte a herirme.

Tu sangre nos azota con su látigo rojo;

tu vida es un desierto que fue un río:

hay hombres -dice Keats- que se detienen

igual que una criatura que una vez tuvo alas.

 

Ésa es tu verdad.

 

Tus odios no son más que el eco de mis odios.

Cada golpe que das

te defiende de un golpe que yo te habría dado.

Tu mundo es norte y sur, Dios o el infierno,

y en tu azotea hay ángeles que detienen la noche

y en mi sótano hay lobos que mastican la aurora.

 

Es fácil de entender.

 

Yo pongo tachaduras en los papeles blancos

donde ibas a escribir los versos que no escribes.

Yo conduzco a las sombras lo que miro

y si tú abres los ojos

la oscuridad se llena de flores submarinas.

 

Es sólo el bien o el mal,

la luz o las tinieblas,

mi voz manchada o tu silencio limpio.

Yo no tengo piedad y soy injusto.

Tú eres el juez que llora

sobre las tumbas de sus condenados.

 

Quién se atreve a dudar.

Yo soy el muerto y soy el asesino.

Tú siempre matas en defensa propia.

Escrito por
More from Kilómetro 0

Crazy Mama – J. J. Cale

Crazy mama, where you been so long? Crazy mama, where you been...
Leer más

Deja un comentario