K-Billy y el Supersonido de los 70s. Capítulo III

La Grange – ZZ Top

 

¿Cómo estáis oyentes? ¿Ha penetrado en vuestras caderas el ritmo de los 70s? Si todavía no lo ha hecho estad atentos a la sintonía porque soy K-Billy y os traigo, por tercera semana consecutiva, “El supersonido de los 70s”.

Dicen que cuando te enrolas en la infinita línea de la Ruta 66 americana te suceden cosas que no se pueden contar ni en las películas. Y durante la travesía del desierto, los solitarios conductores escuchan el sonido de sus ruedas quemar el asfalto. Los verdaderos pilotos, los únicos que pueden contar en primera persona el suspirar de la autopista norteamericana, coinciden en que si apagas la radio e intentas descifrar el silencio en los oídos de la mente resuena “La Grange” de ZZ Top en todo el continente.

Así retumba la carretera desde 1973 cuando Billy Gibbons quiso sonar como John Lee Hooker en “Boogie Chillen” y le robó su introducción. El mítico bluesman negro no se lo tomó como un tributo ni un homenaje, ni mucho menos, llevó a los tribunales aquellas notas míticas que sonaban a las marchas de un Mustang. ¿Y qué dijo aquella sentencia? Pues que el boogie blues de “Boogie Chillen” era un ritmo de dominio público, cosa que a los tejanos barbudos de Texas resultaría de gran alivio.

 No tuvo gran acogida la remasterización en los 80s del disco “Tres hermanos” y la única disponible hoy en día, salvo esos directos auténticos que nos permiten conocer la esencia de los ZZ Top en los 70s. Dicen los fans que la batería de Frank Bear no suena igual que en la original, pero ya nos hemos acostumbrado a escuchar esta mítica versión en tantos anuncios, en tantos shows, en tantas películas, que ya forma parte de nosotros.

 Mezclado por Terry Manning y producido por Bill Ham, “Tres hermanos” es el tercer álbum de este grupo de barbudos que dieron su primer concierto en el año 1970 y que no han parado desde entonces. Tan auténticos, tan camioneros, son un icono del rock sureño de los 70s y de todo el que conocemos hasta nuestros días.

Llevan 40 años en la carretera dando conciertos y lanzando discos y siendo parte en las playlist de todos los conductores del planeta y ahí siguen sonando a hormigón negro con el Marshal Super Lead 100 de Bill Gibbons que ha hecho zumbar este álbum hasta llegar al puesto 498 dentro de los “500 mejores álbumes de todos los tiempos” por la revista Rolling Stones y en el puesto 74 de las “100 mejores canciones de guitarra de todos los tiempos”. No es casualidad que en los 70s llegaran al 41º puesto de la lista de singles de la época.

Si me estáis oyendo y estáis luchando contra la carretera no os privéis del chirrido de la guitarra de Gibbons en “La Grange”, basada en el famoso burdel tejano “Ranch Chicken” que dio guión a la película “La casa más divertida de Texas” e incluso a espectáculos en Broadway. Será un auténtico viaje de tres minutos de blues líquido en vena.

Pablo Melgar

 

 

 

 

 
 
Tags from the story
, ,
More from Pablo Melgar Salas

París como la meta utópica en la construcción del escritor moderno

#Ensayo #Literatura La selva donde mi espíritu se exilia (Epígrafe 2). Mientras...
Leer más

Deja un comentario