Lost in translation

Y ahí estás tú y aquí estoy yo, y los dos nos miramos. Cada vez respiro más rápido y las pulsaciones se me disparan y creo que a ti te pasa lo mismo. Pero no me atrevo y lo más fácil es seguir el curso de mi vida y no complicármela. Es imposible. Estás a un paso y es lo que deseo, y creo que es lo que tú también, pero mejor no: “Buenas noches”.

Lost in translation” sobre todo te hace sentir. Es una enumeración de sensaciones increíble y la película fluye y evoluciona de manera lenta, de igual manera en que los sentimientos maduran dentro de nuestra cabeza.

«Estoy perdida, ¿eso tiene arreglo?»

Cerrar los ojos y escuchar el ruido de la muchedumbre en la calle, sentir la altura de los edificios de una gran ciudad que te hace ser diminuto, la falta de entendimiento con un idioma escrito con símbolos que te hace descarriar del camino una y otra vez, el cristal del metro en el que apoyas la frente mientras te obnubilas mirando el paisaje, tan diferente del de casa. La inseguridad de tener libertad de acción y la nostalgia de la falta de compañero de tiempo. El silencio entre el ruido. Observar la inmensidad de su extensión y su altura y perderse en el horizonte de la ciudad desde la ventana de un hotel.

Dos personas de muy diferente condición en la vida, pero a la vez arrastrados por la situación de perderse en la soledad de un viaje que no desean, en Tokio. El ambiente allí es muy hermético, soportando el curso de una sociedad totalmente antagónica a la de ellos. No hablan prácticamente con nadie y en vez de aprovechar el tiempo, lo matan en el retiro de sus habitaciones inmersos en sus pensamientos y problemas. Hasta que se encuentran.

 «Cuanto más sabes quién eres, y lo que quieres, menos te afectan las cosas».

 Desde el primer momento sienten complicidad entre ambos, pues sin conocerse comparten el odio por la ciudad y su vida allí, lo que es el primer denominador común. “¿Me guardas un secreto? Estoy organizando una fuga de presos, y busco un cómplice. Primero hay que salir de este bar, luego del hotel, luego de la ciudad y luego del país. ¿Estás conmigo?”.

Él es un famoso actor que ha viajado a Tokio para hacer un anuncio de whisky por el que va a cobrar una buena suma de dinero, pero la idea no le seduce y, en parte, se siente sucio por ganar fortuna de esa manera y no actuando. Aparte, sufre la monotonía y rutina de un matrimonio de 25 años. Ella es la esposa de un moderno fotógrafo que trabaja en diferentes lugares de Japón y, ni el ambiente de su marido le atrae ni la vida solitaria del hotel. También le perturba su falta de vocación en la vida, lo que le hace vagar de camino en camino en busca de un futuro que no llega. Comparten más de lo que puede parecer en un principio, ambos están perdidos.

Así que, desdichados, se cobijan el uno en el otro e intentan, juntos, pasar una buena semana, salir y conocer Tokio, relacionarse con la gente, divertirse. Y lo consiguen, el paisaje cada vez les gusta más y las diferencias, que en principio eran insoportables se convierten en graciosas. Transforman el ecosistema en una burbuja en la que forman parte ellos dos, y luego el resto, que da más igual. “No volvamos aquí nunca, porque no será tan divertido”.

 

«Todos queremos que nos encuentren».

 La variable es la complicidad que ellos generan en cada una de las situaciones. Y cuando hay complicidad, solamente basta con compartir el aire de una habitación. Cerrar los ojos y sentir que la otra persona está cerca y que, de vez en cuando, te dedica palabras que son adecuadas para lo que necesitas escuchar. Y esa sensación es la que hace que se embriaguen de Tokio y, aunque no lo quieran reconocer, el uno del otro. Los lugares, ¿no son sino la compañía que tenemos en ellos?.

Pablo Melgar

 

Alone in Kyoto – Air

Just like honey – Jesus and Mary Chain

Título original: Lost in Translation

 

Año: 2003

 

Duración: 105 min.

 

Director: Sofia Coppola

 

Guión: Sofia Coppola

 

Música: Brian Reitzell & Kevin Shields

 

Fotografía: Lance Acord

 

Reparto: Bill Murray, Scarlett Johansson, Giovanni Ribisi, Anna Faris, Fumihiro Hayashi, Akiko Takeshita, Catherine Lambert, Akiko Monou

 

Productora: Focus Features / American Zoetrope / Elemental Films

 

Género: Drama.  Comedia |  Comedia dramática.  Película de culto

 

Nota: 9 Muy buena

 

Nota filmaffinity: 7,1

 

Nota IMDb: 7,8

Tags from the story
,
More from Pablo Melgar Salas

The Gulf of Mexico – Steve Earle

Come and gather ‘round me people And a tale to you I’ll...
Leer más

No hay comentarios

  • Hola Pablo, soy Guillermo tu compañero de alemán;

    Has hecho una bonita entrada y creo que tú has sentido lo mismo que yo con la película, que llevaba tiempo queriendo ver y que al ver que ponías una entrada de ella he decidido hacerlo. La he visto totalmente en versión original sin subtítulos por lo que, aunque me ha costado seguir la conversación alguna que otra vez, me he podido sumergir quizás un poco más en el espíritu de la película. No obstante el final me ha dejado un sabor agridulce, como si los sentimientos de los personajes no terminaran de aflorar.

    Un saludo y sigue así con el blog!

  • Pingback: Her

Deja un comentario