Francisco de Quevedo (I)

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado.

Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero parasismo,
enfermedad que crece si es curada.

Éste es el niño Amor, éste es tu abismo:
mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo.

(Definiendo el amor – Francisco de Quevedo)

Escrito por
More from Kilómetro 0

Crossing Muddy Waters – John Hiatt

My baby’s gone and I don’t know why She let out this...
Leer más

2 Comments

  • En general, y sobre todo el cierre, me recuerda al soneto de Shakespeare «love is not love which alters when it alteration finds, or bends with the remover to remove […]», aunque por buscar diferencias, Shakespeare juega aún más con la etimología y no tanto con los procesos de derivación de los términos. O al menos, es una modesta primera impresión.
    Me ha gustado tu apartado de reflexiones. Me siento bastante identificada con ellas, siempre motiva encontrar a quien comparte tus mismas inquietudes y las expresa de igual modo.

Deja un comentario