Si la cosa funciona

Aún hoy en día las personas sufren vidas adoctrinadas por educaciones trasnochadas que lo único que hicieron fue reprimir y manejar a generaciones de personas que desperdiciaron su vida en la rectitud y el orden. Nos pasamos la vida aprendiendo a hacer lo que “debemos hacer” pero al fin y al cabo nada es lo que “debe de ocurrir” y nuestra vida es un conjunto de números agrupados mediante los parámetros del azar; y nuestras predicciones se ven con mucha facilidad relegadas al cubo de basura.

 

Boris Yellnikoff”, el protagonista de “Si la cosa funciona” está empeñado en que “cualquier cosa funciona” y tiene cancha para crear doctrina puesto que es un genio, incluso una vez le tuvieron en cuenta para darle el premio Nobel de Física gracias a su trabajo con la Teoría de Cuerdas (al igual que Sheldon Cooper en The Big Bang
Theory
). Él es un viejo hosco cabreado con el mundo debido a una extrema racionalidad en sus pensamientos que nunca abandona. Vive solo en un apartamento de Nueva York, tras haberse separado de su primera mujer debido a que “eran demasiado iguales”. Ahora que es mayor se dedica a dar clases de ajedrez a niños que nunca llegan a la altura de sus expectativas y que sufrirán las duras críticas del genio (“Su hijo es imbécil, que dé clase de canicas no de ajedrez”).

 

Por causas del azar se cruzará en el camino del misántropo de Boris una jovencita sureña llamada Melodie que vendrá a la Gran Manzana a probar suerte con su futuro. Al principio Boris la rechaza, debido a sus barreras prejuiciosas que le impiden relacionarse con gente de “mente simple” o de gustos tan diferentes a los suyos. Pero no olvidemos la regla que rige su vida: “todo funciona”; así que enterrará tabúes y convencionalismos y se dejará llevar por sus sentimientos.

 

7KUfpN82cevnzh7F4rX5r12GZfE

“Increible. El factor azar en la vida es algo
inconcebible. Tú entraste en mi mundo por un hecho casual, en algún lugar de
Mississippi. Habiendo surgido yo de la conjunción de Sammy Jetta Jeinnikov en
el Bronx, décadas antes. Y por una concatenación astronómica de circunstancias
nuestros pasos se cruzan. Dos fugitivos en el basto, oscuro… cruelmente
violento e indiferente universo”.

Una buena película llena de imaginación y con denominación de origen. Las historias amorosas efímeras y condenadas a escacharrarse, los diálogos inteligentes de reflexiones contra el mundo y la raza humana, la música siempre presente en sus películas y tan importante, descrita como “el destino llamando a tu puerta”; las situaciones tronchantes llenas de sarcasmo y un protagonista interpretado por un auténtico Larry David que, aunque el mismo Woody Allen diga que no se identifica con él, que sólo es una es una “extrema exageración de mis sentimientos”, es su alter ego.

Pablo Melgar

 

 Salty Bubble – Tom Sharpsteen and His Orlando

 

 Título original: Whatever works

 

Año: 2009

 

Duración: 92 min.

 

Director: Woody Allen

 

Reparto: Larry David, Evan Rachel Wood, Patricia Clarkson, Conleth Hill, Michael McKean, Henry Cavill, Ed Begley Jr., Christopher Evan Welch, Lyle Kanouse, Jessica Hecht, Carolyn McCormick, Steve Antonucci, Chris Nuñez, John Gallagher Jr.

 

Género: Comedia, Comedia dramática

 

Nota: 8 Notable

 

Nota filmaffinity: 7,0

 

Nota IMDb: 7,1

 

Tags from the story
,
More from Pablo Melgar Salas

París como la meta utópica en la construcción del escritor moderno

#Ensayo #Literatura La selva donde mi espíritu se exilia (Epígrafe 2). Mientras...
Leer más

No hay comentarios

Deja un comentario