Una ola de mar

Existe la creación, eso es indudable,

el génesis en cualquier formato,

desde cualquier mente,

la vida como una obra de arte.

 

Dos caras efímeras de una misma realidad

¿hay algo más perfecto que una ola de mar?

 

Nace, a sí misma se moldea,

bajo el sufragio del medio se espuma

y antes de diluirse donde todo empieza y acaba,

se carga de fuerza con un soplo de marea.

 

El devenir en un puñado de segundos

¿existe lo absoluto?

 

Ningún rostro se divide en caras iguales,

coexisten en una misma realidad:

compatibles, necesarias y antagónicas,

equilibrando la perfección de sus partes.

 

Las grandes escalas se escapan a nuestros ojos

¿es el mar un simple hoyo?

 

Disfraces, carcasas, envoltorios,

caparazones, ropas y tragos largos…

Segundas pieles, máscaras, abrigos,

armazones, bolsas y autoengaños.

 

Maquillajes, tapas, filtros,

escondites, etiquetas y aires acondicionados…

Regates, bombillas fundidas y cierres metálicos,

papel pintado, sonrisas falsas y amores malos.

 

Encajes, miopías, desvaríos,

parches, cuevas y cristales tintados…

Enfoques, huidas, olvidos,

tintes, vendas y cuerpos embalsamados.

 

Dios, el mar y el viento…todo disimula y a la vez es parte de sí mismo.

¿Es realmente una ola el mar o el viento?

 

Pablo Melgar

 

No quarter – Led Zeppelin

 
Tags from the story
, ,
More from Pablo Melgar Salas

Saliendo de la estación de Atocha, de Ben Lerner

Las ciudades son las proyecciones que hacemos de ellas y cuando paseamos...
Leer más

Deja un comentario